...otro Sentir

Unidimensionalizados en nuestro sentir casi exclusivamente por la vista, se nos olvida que otros sentidos conforman también nuestra percepción de lo real. No siempre fue así ni en todas partes lo es. Israel, por ejemplo, en su rechazo de la imagen como expresión de lo divino y mediación, prohibía  además, pronunciar el nombre de Dios, esa "imagen" que, a través del oído, se adentraba en nosotros. Al cabo, nombre pronunciado o rostro tallado venían ser poco más o menos lo mismo.

Nos cuesta hoy aquí trabajo entenderlo, priorizada la vista sobre el resto de los sentidos hasta el extremo de expresar con "lo visible" lo que "no hay".

Por esto, cuando hacemos memoria de nuestra Semana Santa, nos asaltan de inmediato imágenes visuales de la misma. Recordamos sobre todo, cuanto vimos. Parece que capturamos, más que nada, fotográficamente. Pero de repente, algo se mueve. El paso de palio, por ejemplo en una calle estrecha del centro; el paso de palio también, solemne/majestuoso, saliendo del templo. Inevitablemente, otro sentir se suma a la vista en nuestra memoria. Inevitablemente surge, compañera, la música llenándolo todo, envolviéndolo todo, envolviéndonos, llenándonos. La que sutilmente anuncia en su lejanía proximidades que advierten, la que nos hace vibrar tan cerca ya de nosotros como del paso. La música.

Belleza que se suma a tanta belleza; belleza, la música, mas allá del ornato. Cada cosa en si sitio, lo que importa es el todo, el todo en el que cada aspecto encuentra sentido, el sentido en el que cada parte se afana.

No es la música sólo adorno. En tanto que belleza, también ella nos habla de Dios y a Él nos remite. Lo bellos, igual que lo verdadero y los bueno, dice de Dios según nos legaron, habla aquí y ahora de lo trascendente.

A esa belleza, donde la verdad y la bondad se vislumbran, contribuye desde hace años la Banda de Música Municipal de Chiclana "Maestro Enrique Montero", desde el Domingo de Ramos de 1987, desde entonces todos los años. En Chiclana, si, pero también en Cádiz, en Tarifa, en Carmona, en Mairena del Alcor, en San Fernando, en Guadix, en Puerto de Santamaría... Aquí o allí, hoy como entonces, haciendo camino y fraternidad, porque importa, lo saben los miembros de la Banda, el todo, la unidad que da sentido. También el oído, otro sentir.